jueves, 17 de abril de 2008

Excursión 004: Valle de la Fuenfría

FICHA TÉCNICA 
Inicio: Las Dehesas. Cercedilla 
Final: Las Dehesas. Cercedilla
Tiempo: 2 a 3 horas
Distancia: 8,2 Km 
Desnivel [+]: 352 m 
Desnivel [--]: 332 m

Tipo: Circular
Dificultad:
Baja

Ciclable: En parte
Pozas y agua:
Valoración: 4
Participantes: 5

MAPAS

* Mapas de localización y 3D de la ruta






















































PERFIL
* Perfil, alturas y distancia de la ruta












 

TRACK
* Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

* Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc 

 
RESUMEN

A pesar de que el día, según los pronósticos, iba a estar pasado por agua e incluso podría nevar, fuimos fieles a nuestro compromiso de volver a salir al monte, y bien pertrechados de impermeables y chubasqueros, nos fuimos a recorrer el Valle de la Fuenfría por primera vez, sin sospechar que volveríamos a él en otras muchas ocasiones.

Partimos del aparcamiento que hay frente a Casa Cirilo, con algo de lluvia, que cesó al paso por el Puente del Descalzo y su recuperada calzada romana, pero no tardó en aparecer, incluso en forma de agua nieve, en lo que sería una constante durante toda la ruta.

Tras alcanzar la pradera de los Corralillos, unos metros más arriba llegamos a la carretera de la República, pista que delimita el lado norte de la pradera de los Corralillos. Continuamos en suave pendiente por la pista, atravesando el arroyo de la Navazuela y el de los Acebos. Aquí se encuentra el Descanso de González Bernáldez, monumento que recuerda al querido pionero del ecologismo español.

Continuamos por la carretera de la República hasta alcanzar una cerrada curva, que muestra un claro en el bosque a través del que se abre el panorama. Aquí mismo, sobre el roquedo se alzan los dos monumentos más singulares de todo el Guadarrama: son sendos miradores dedicados a la memoria de Vicente Aleixandre, el primero, junto a la pista, y Luis de Rosales, en el extremo del despejado hombro, ambos con impresionantes vistas del valle y canchas en las que se han esculpido versos de los propios Rosales y Aleixandre, junto con otros de Machado, García Nieto y Panero.

Una vez más en la pista, continuamos durante medio kilómetro y justo después de una curva a la derecha, la abandonamos para alcanzar el cercano claro situado a mano izquierda. Aquí se enclava el reloj de Camilo José Cela, quien se declaró "caminante de la Sierra del Guadarrama antes que Nobel" y que dio cuenta de sus correrías por estos parajes en el Cuaderno del Guadarrama, publicada en 1995. Solar y de grandes dimensiones, la particularidad de este curioso reloj es que el propio caminante conforma con sus brazos las manecillas que le indican la hora, aunque hoy lógicamente, con el cielo encapotado, no funcionaba.

Unos pocos metros más por la pista nos llevó a la pradera más prestigiosa de la Sierra del Guadarrama: Navarrulaque, cuyo nombre proviene de la unión de "Nava" (Naba en vascuence), que significa «tierra sin árboles y llana, a veces pantanosa, situada generalmente entre montañas» y "Arrulaque", que alude a piedras o cantos berroqueños, así pues significaría «Nava berrocosa».

También es el punto donde más monumentos se agolpan. El primero de ellos es el más singular y auténtico: siete traviesas de madera colocadas en artístico semicírculo apuntan a los Siete Picos. Es el monumento A los Primeros Caminantes de la Sierra de Guadarrama: ganaderos, cabreros, leñadores, maestros, geólogos, escritores, pintores y pioneros del montañismo, por supuesto.

En la parte baja de la pradera divisamos una caseta. Se trata de la fuente-cobijo de Díaz Duque, pionero del senderismo guadarrameño y escritor. Unos metros más arriba, en el lado norte de la pradera se alza otro entramado de madera. Cuando se erigió, en 1996, sus traviesas protegían una encina, plantada en memoria a Francisco Giner de los Ríos, el más insigne de cuantos guadarramistas ha habido. La encina desapareció hace tiempo sin que nadie se haya preocupado de reponerla. Sin ella, triste recuerdo al maestro, el monumento no es más que un desvencijado amontonamiento de maderas.

Aún hay más. Al otro lado de la carretera de la República, donde la pradera empieza su inmersión en la cóncava de Siete Picos, arrancan varios caminos. En el principal de todos, que se aventura rumbo al terrible hueco, hacia el Noreste, se descubre un historiado banco-monumento. En su respaldo se recuerda la figura del gran montañero, pintor, humorista, fotógrafo, cinéfilo, grabador y, como señala el propio monumento, hombre bueno que fue Enrique Herreros. Está justo a la entrada de la senda que lleva su nombre y es una de las más hermosas de la sierra.

Continuamos por la Carretera de la República, que de seguirla, nos llevaría hasta el cercano Puerto de la Fuenfría, pero dado que cada vez el cielo se volvía más terrible, decidimos acortar por una de las sendas que baja hasta las proximidades del Puente del Descalzo, que en un salto, tras cruzarle, nos devolvió al aparcamiento de origen.
Paco Nieto

FOTOS 

No hay comentarios:

Publicar un comentario