miércoles, 19 de noviembre de 2008

Excursión 012: San Lorenzo de El Escorial - Machota Baja

FICHA TÉCNICA
Inicio: San Lorenzo de El Escorial
Final: San Lorenzo de El Escorial
Tiempo: 3 a 4 horas
Distancia: 9,7 Km 
Desnivel [+]: 397 m 
Desnivel [--]: 448 m

Tipo: Ida y vuelta
Dificultad: Media
Pozas y agua: No
Ciclable: No
Valoración: 4
Participantes: 6

MAPAS 

* Mapas de localización y 3D de la ruta
















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK 
* Track de la ruta (archivo gpx) 

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH 
* Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc


RESUMEN 
Segunda marcha de la nueva era (post Ángel), y décimosegunda del grupo de marchosos eretizados. Si bien la diversidad de paisajes no fue tanta como en la anterior, en este caso hay que destacar las vistas especiales de todo el paseo, facilitadas además por el buen tiempo.

Partimos de San Lorenzo de El Escorial, en dirección sur, hacia la Ermita de Nuestra Señora de Gracia, por la Senda Ecológica de la Silla de Felipe II, que nos permitió disfrutar de los colores otoñales que nos ofrecían los árboles en su recorrido. Desde la silla, iniciamos el ascenso a la Machota Baja.


Eran tantas las preciosas vistas, que la ascensión al Collado de Entrecabezas y posterior subida a la Machota Baja, se hizo lenta con muchas paradas para observar el entorno, con espectaculares vistas de el Monasterio de El Escorial, la Sierra de Guadarrama, el embalse de Valmayor e incluso de la Cuatro Torres de Madrid.



Fue mi gratificante recorrer la cúspide graníticas de esta áspera montañita, llena de riscos, bolos en equilibrio y vericuetos que recuerdan a los de la Pedriza. 

En la cima hay un vértice geodésico se y un buzón de montaña artesano, con un plano de la zona y un cuaderno donde expresar esos sentimientos que se tienen al alcanzar el objetivo. Desde la cumbre había una excepcional vista hacia cualquier ángulo: Zarzalejo, la serrezuela de la Almenara, las dehesas de El Escorial y el embalse de Valmayor. Pero, sobre todo, había una soledad divina.


El aire frío de la cima entre otras cosas, nos hizo recolocar el campamento y ponernos a resguardo tras unas grandes rocas, a cubierto del viento y en una explanada soleada el asunto mejoró sustancialmente.


Tras la parada en la impresionante cima, comenzamos el descenso y por tanto el retorno al punto de partida, que lo hicimos por el mismo camino seguido en la ida.
Ángel de la Hoz

FOTOS
Fotos de Ángel de la Hoz
Fotos de Antonio López
Fotos de Carlos Muñoz
Fotos de José Luis R. Rubiales

No hay comentarios:

Publicar un comentario