miércoles, 30 de mayo de 2012

Excursión 096: El Yelmo - La Gran Cañada

FICHA TÉCNICA
Inicio: El Tranco. Manzanares El Real
Final: El Tranco. Manzanares El Real
Tiempo: 7 a 8 horas
Distancia: 12,6 Km
Desnivel [+]: 908 m
Desnivel [--]: 895 m
Tipo: Circular
Dificultad: Alta
Pozas y agua: No
Ciclable: No
Valoración: 5
Participantes: 16

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta
































PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RESUMEN
Otro día memorable, otra gran gesta del GMSMA: paseo extenuante por la ladera de la Pedriza anterior con apoteosis en la cumbre de El Yelmo, que es, como ha dicho Juan “lo más de lo más en las ascensiones clásicas a las cumbres de Guadarrama”, aunque continua “Hay otro clásico y es... una siesta en La Pradera del Yelmo” y ahí, algunos se esmeraron en sacar nota.
La marcha tuvo dos fases: 

La primera parte, interesante, digamos turística: desde El Tranco (970 m) recorrimos la ladera oriental de La Pedriza pasando delante de Rocas con nombres propios como El Indio o El Caracol, visitando la cueva del Ave María y terminando al pie del Elefantito (1275 m). Cuando digo “terminando”, no es exactamente así, más bien todo lo contrario, ya que ahí empezó lo más duro del día.

Desde ahí quedaba un buen trecho hasta El Yelmo (1717 m) pues nos habíamos desviado bastante del objetivo, y todo cuesta arriba. Nuestro leader del día, Joaquín, nos estaba exigiendo mucho y pronto hubo conatos de motín, pero no precisamente como el del Bounty que fue porqué la tripulación quería quedarse en la isla con las bellas isleñas sino más bien al estilo Cristóbal Colón, cuyos marineros, ya hartos de oír que “faltaba poco” estuvieron a punto de tirar por la borda al Gran Almirante. Joaquín tuvo que tranquilizar y animar a la tropa varias veces con: “Chicos, ya falta poco para El Yelmo” “¿Somos espartanos o no? AU-AU-AU”… y El Yelmo no aparecía. Se escuchó de todo, “desobediencia al jefe”, “sicarios para romperle las piernas” hasta que uno de cuyo nombre no puedo acordarme gritó “Yelmo a la vista” y pronto llegamos a la Pradera del Yelmo (1561 m), en la cara sureste del enorme risco de granito. Ahí, todos caímos rendidos en el frescor de una verde pradera a la sombra de unas rocas y además había una fuente de agua fresquísima muy cerquita. Como se suele decir, a Joaquín, le salvó la campana.

En la segunda parte, Joaquín triunfó, salió a hombros. Todos le aclamaron. Unos, porque les había guiado hasta la mismísima cumbre del mítico El Yelmo por la increíble chimenea y otros porque les había dejado en un sitio idílico para echarse una siesta de campeonato, una verde praderita sombreada con fuente incluida, y además desde ahí, podían observar a los escaladores de El Yelmo en pleno esfuerzo y seguir la vista a los valientes que habíamos subido a la cima (En honor a la verdad, los que no subieron, era porque ya lo habían hecho antes e incluso, algunos, en varias ocasiones).

Como fui uno de los afortunados que hicieron la ascensión por primera vez, diré que fue una experiencia inolvidable, de esas que nos gustará contar. La dificultad del paso por la grieta es toda una hazaña que requiere de un trabajo en equipo. Cuando finalmente conseguimos salir de la chimenea y hacer cumbre, nos invadió una gran euforia, aplausos, gritos, abrazos, las fotos de rigor… Estábamos “en la cima del mundo” con unas vistas increíbles y con la única compañía del pequeño roble de la cumbre y un par de cabras que parecían estar allí para dar fe de nuestra gran proeza.

Hubo los típicos canticos con los que se quedaron abajo: “Hola, fondo sur“…”Hola, fondo norte”, toda una fiesta…

Joaquín, para la vuelta, se cuido bien de no llevarnos por una de las rutas que realizó con su hija cuando ésta tenía 4 años, eso podría haber roto el embrujo del momento.

La Agencia Madi Senderismo, ha decido premiar esta gran excursión con su máxima nota: 5 Sicarias en su escala de 5 Sicarias.

Joaquín entra así, con Antonio, en el selecto grupo de leaders que han conseguido esta máxima nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario