jueves, 21 de junio de 2012

Excursión 099d: Llanos del Hospital de Benasque - Aiguallut

FICHA TÉCNICA
Inicio: Aparcamiento de La Besurta. Benasque
Final: Cascada de Aiguallut
Tiempo: Una hora y media
Distancia:  4,8 Km 
Desnivel [+]: 230 m
Desnivel [--]: 224 m
Tipo: Ida y vuelta
Dificultad: Baja
Pozas y agua:
Ciclable: Sí
Valoración: 5
Participantes: 8

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
* Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc


RESUMEN

Cuarta excursión por el Pirineo, que más bien fue un relajado paseo, tras la paliza del día anterior, por los Llanos del Hospital de Benasque, donde llegamos para admirar las bonitas vistas del Perdiguero desde los ibones de Plan d´Están. Después iniciamos el sendero que conduce a la impresionante Cascada de Iguallut desde el aparcamiento de La Besurta, pero por falta de tiempo tenemos que volver apenas iniciado el camino.

Es un paseo de apenas hora y media de duración total, imprescindible para todo el que viaja por primera vez al Valle de Benasque, siendo probablemente el lugar más visitado de este valle.  El Forau de Aiguallut es una sima por la cual desaparecen las aguas procedentes del glaciar del Aneto para resurgir nuevamente en superficie en el Vale de Arán, en la cuenca río Garona, el cual  desemboca en el mar Atlantico en la ciudad francesa de Burdeos.   Antes de su desaparición las aguas  procedentes del glaciar del Aneto desembocan en la gran pradera del Plan de Aigullut, por donde serpentea formando pequeños meandros hasta precipitarse por la vistosa cascada de Aiguallut la cual desemboca directamente en la gran sima de Aiguallut.
De regreso, paramos en el Hospital de Benasque a tomarnos algo en su privilegiada terraza con vistas al valle de Lliterola y la Cascada de Gorgutes, además de contemplar el curioso y espléndido museo sobre los orígenes del Hospital.

Para dar por terminada nuestra inolvidable aventura por el Pirineo, comimos en el restaurante del camping Bellavista, junto al embalse Barasona, donde recordamos las anécdotas vividas en común, sin duda lo mejor del viaje.

Y para terminar, quiero reproducir las bellas palabras que Henry Russell escribió en "Souvenirs d'un montagnard" y que encabezan el magnífico libro de Alberto Martínez Embid del que he extraído algunos datos de estos reportajes: "He visto bastantes montañas: el Himalaya, los Andes, los picos fúnebres de Nueva Zelanda, los Alpes y el Altai; todas, más nevadas que ahora. Durante toda mi vida he amado, yo diría que he adorado a las montañas, ascendiéndolas con pasión. Puedo comparar entre sí a muchas de ellas; pero, por ciego que sea el amor, creo tener razón al admirar más que nunca a los Pirineos, a su cielo tan azul y limpio, a sus hielos resplandecientes, a sus aspectos vaporosos, a las llanuras ardientes y aterciopeladas adormecidas en su base bajo el sol más hermoso, y a esas aguas maravillosas que escapan de las nieves con furor, para calmarse enseguida sobre céspedes horizontales y serpentear en silencio entre tapices de flores tan raras y encantadoras que apenas nadie osa caminar sobre ellas. En la naturaleza pirenaica existe una poesía extrema, una armonía de formas, colores y contrastes que no he visto en ninguna otra parte".
Lo suscribo de principio a fin.

Por todo ello la Agencia Madi Senderismo otorga una valoración de 5 Sicarias a esta excursión.
Paco Nieto

FOTOREPORTAJES

FOTOS
* Fotos de Antonio Domínguez
* Fotos de Antonio Villaverde
* Fotos de José Luis R. Rubiales
Fotos de Juan Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario