miércoles, 27 de mayo de 2015

Excursión 238: Río Cofio

FICHA TÉCNICA
Inicio: Robledo de Chavela
Final: Santa María de la Alameda Estación
Tiempo: 4 a 5 horas
Distancia: 11,5 km
Desnivel [+]: 339 m
Desnivel [--]: 300 m

Tipo: Sólo ida
Dificultad: Baja
Pozas y agua: Sí

Ciclable: No
Valoración: 4
Participantes: 17

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta




















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta















TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
* Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Los domingos por la noche ya tienen un aliciente más para todos los senderomagos: saber cuál será la ruta a seguir el miércoles siguiente por el GMSMA. Este domingo en su mensaje-convocatoria, el Boss indicaba: “vamos a hacer una fresquita excursión al lado del agua del cauce del rio Cofio, desde Robledo de Chavela a la Estación de Sta. María de la Almeda, abriéndonos paso por las sendas de pescadores que lo recorren. La vuelta la haremos en tren”. Este recorrido ya se había realizado en la excursión nº 34, cuando el GMSMA se empezaba a gestar.

A primera vista se presentaba una placida, sencilla, tranquila y muy deseable excursión-paseo. Esta vez se llegó al punto de encuentro con bastante antelación a la hora de convocatoria, lo que nos permitió además de los tradicionales besos-abrazos-saludos de bienvenida, tomar  tranquilos un café en el bar de la Estación de Robledo y ponerse la crema protectora. Cabe destacar:
· No sabíamos lo fresquita que sería la mañana  pero “la presencia de  Paco Cay. nos garantizaba que no nevaría” (uno de los axiomas del GMSMA)
· El acertado nuevo look de una de nuestras musas del GMSMA: Leonor
· La participación por vez primera de Nieves E. que venía invitada por Rosa C.
· El escaso número de participantes, 17, debido a que parte del GMSMA se encontraba disfrutando de unas bonitas jornadas de senderismo por los Picos de Urbión y el nacimiento del Duero
· Esta excursión es la nº 100 de José Luis B. (estrella negra) y la nº 6 de Rosa C. (estrella blanca)

A la hora fijada 10:30  nos pusimos en marcha guiados como siempre por el Boss que lucía  en su mochila una espléndida y envidiada estrella roja de cinco puntas sobre fondo blanco, símbolo de haber realizado su ducentésima excursión. En estos primeros cientos de metros,  mientras los portadores de GPS’s ponían en marcha sus aparatos y comparaban sus tracks almacenados con el del Boss, nuestros Singles más destacados prestaban toda serie de atenciones a Nieves E. a fin de hacerle sentirse cuanto antes una más del GMSMA (o eso pienso yo que hacían).

Caminados unos 2 kms divisamos el valle-garganta del río Cofio donde en su momento estuvo la presa que abastecía de agua a Robledo de Chavela hasta 1990, la cual fue demolida en septiembre del 2014 usando más de una tonelada de explosivos.
José María nos había remitido el enlace web de ese momento: 
https://www.youtube.com/watch?v=o_2FYWiNAXU

Desde este punto, también se apreciaba el efecto devastador del incendio provocado a finales de agosto del 2012, que calcinó más de 1500 hectáreas y que supuso la evacuación de 2000 vecinos. Actualmente el entorno está en proceso de recuperación, siendo una de las 5 Zonas de Especial Conservación (ZEC) en la Comunidad de Madrid. Este es uno de los muchos enlaces web sobre la catástrofe: https://www.youtube.com/watch?v=OJwrArxQaeQ

El Boss, Antolín y José María, 3 de los 8 participantes de aquella excursión nº 34 de febrero 2010, nos expusieron las tristes diferencias entre el antes y el ahora de lo que estábamos viendo. De nuevo en marcha, bajamos hasta del río ladera abajo, aunque un vallado nuevo nos impedía llegar al río; ya cuando algún desesperado buscaba huecos por debajo de la alambrada para pasar, llegó el final de la valla y pudimos acercarnos a las orillas verdes del  Cofio, que al parecer es la única parte que conserva la floresta anterior al incendio. Aprovechando su frescor paramos sobre las 12 a refrescarnos en una umbría de la orilla y reponer fuerzas con alguna fruta.

Reanudamos la marcha intentando seguir la orilla del río, pero lo que en su día debieron ser sendas de pescadores ahora no quedan más que senderillos llenos de zarzas, que se clavaban en manos (Esteban), cara (Ayala) y piernas al aire como el caso de Rosa C. y Antonio D. Así que tuvimos que continuar el camino por la ladera, bajo el sol que ya bronceaba a placer. Cuando se podía bajábamos a hasta el río lo cual era de agradecer, por lo que los tramos se sucedían a media ladera y por la orilla, siguiendo el cauce sinuoso del río Cofio que forma una especie de garganta.

En un tramo de orilla José María nos hizo la foto de grupo tradicional (repetida porque algunos no se quitaron las gorras) y en un tramo de ladera que encontramos sombras, paramos a comer sobre la una y media. Como siempre, el Boss acertó el sitio elegido para el bocata, pues dispusimos de una impagable vista de un meandro del río en cuya parte derecha se estaban refrescando unas vacas.

Transcurridos escasos 30’, el Boss nos puso de nuevo en fila y tras coronar una loma avistamos el viaducto de la M-505 que va de Galapagar a Valdequemada.  En la Exc.nº34 se subió hasta la carretea para cruzar este viaducto, sin embargo en esta ocasión, se decidió pasar por debajo.

Nos acercamos de nuevo hacia el río donde  hicimos un receso de 20’ que algunos aprovecharon para echarse un ratito y otros para refrescarse en el agua o traerla caballerosamente para que se refrescara su pareja (Fernando D-H).  De repente alguien dijo la palabra mágica en el grupo: cervezas. El Boss calculó que quedarían unos 90’ o 95’ de marcha, por lo que podríamos subirnos al tren de las 16:10 y así tomar las cervezas tranquilamente en el bar de la Estación de Robledo de Chavela.

Definido el objetivo,  los últimos 3 kms transcurrieron sin enterarnos al pensar en las cervezas que esperaban y que el trayecto discurría bajo un apacible pinar llamado Las Juntas.

Aún quedaban 3 ocasiones para gastar el resto de memoria de cámaras fotográficas:
· La última dificultad rocosa del trayecto  al pasar por debajo del viaducto
· Cruzar el río de la Aceña afluente del Cofio
· Un bello graffiti pintado en la parte interior de las paredes de lo que debió ser una caseta, representando a una horrorizada joven de grandes ojos que miraba como se le prendía su larga melena. Supongo que alegoría a la desgracia del incendio.

Cuando llegamos a la estación de Sta. Mª de la Alameda aún faltaban más de 10’ para que arrancara el tren que ya estaba estacionado. El camino de vuelta fue de lo más alegre avistando a través de los cristales el recorrido realizado, al igual que el rato de las cervezas que pagaron Leonor (estrella azul) y José Luis B. (estrella negra)

A lo largo de la jornada ha ido creciendo una leyenda urbana sobre unos calcetines y dos senderomagos. La verdad es que yo no conozco mucho la trama, pero debe andar en juego el tamaño de un calcetín negro marca nike y el tamaño de un calcetín navideño. Creo que en próximas crónicas se seguirá dando pábulo a esta leyenda urbana, por lo que ya nos enteraremos mejor.

La mayor parte de la excursión trascurrió cerca del río Cofio lo que nos ha permitido disfrutar de un fabuloso sonido ambiente formado por el fluir del agua entre las piedras, el croar de las ranas y canto de los pájaros.

Aunque sólo me cambié dos veces de camiseta, analizando todos los pros y contras creo que la valoración global debe ser 4 sicarias.
Alejandro M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario