miércoles, 17 de junio de 2015

Excursión 241: Canto Cochino - La Maliciosa Baja

FICHA TÉCNICA
Inicio: Canto Cochino 

Final: Canto Cochino
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia: 17,5 Km 
Desnivel [+]: 978 m 
Desnivel [--]: 979 m 
Tipo: Circular
Dificultad: Baja
Pozas y agua: No

Ciclable: No
Valoración: 4
Participantes: 25

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
* Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Después de una semana tormentosa que afectó a nuestra marcha por la Cuerda Larga, la semana anterior, por fin un buen día.

En esta excursión nos propusimos subir a la Maliciosa Baja, por encima de la Cuerda del Hilo o Sierra de los Porrones, saliendo de Canto Cochino.

A las diez de la mañana, en el aparcamiento de Canto Cochino (1.042m) en la Pedriza, nos reunimos una vez más todos los senderomagos dispuestos a compartir unas horas de compañerismo y buena marcha.

Diez minutos después Joaquín, que en esta ocasión hacía de guía, enfilaba la senda que nos llevaría, casi directamente hasta la Maliciosa Baja, con sus 1938m.

Un total previsto de unos 16 km, en una pendiente suave pero larga y constante por la cara norte de los citados Porrones.

La temperatura agradable y el cielo despejado auguraban un buen día. La cabeza de marcha tiraba a buen ritmo y prácticamente sin parar dos horas seguidas el grupo se estiraba por la senda de la montaña, en la Umbría de la Garganta, entre altos pinos.

Nos llama la atención la gran cantidad de enormes pinos "tronchados" que encontramos a nuestro paso, algunos de los cuales interrumpían el normal devenir de la senda. Sobre la marcha debatimos sobre si habrá sido el viento la causa de sus destrozos, o quizá una enfermedad que esté afectando a la arboleda, debilitando sus troncos.

Apenas una "paradilla" de reagrupamiento, en la Fuentes de las Casiruelas, y seguimos andando hasta que, por fin a las 12:00 del mediodía, una parada para un tentempié y ..... vuelta a la marcha, no sin dejar de observar la panorámica que ya era imponente y de discutir acerca de un misterioso y deslumbrante brillo que, al norte de nuestra posición, delante de las Cabezas de Hierro, nos llamaba la atención a todos: ¿cartel, panel?. Habría que esperar para salir de dudas....

Algunos también ejercitaron la toponimia "pedricera" identificado desde allí, diferentes riscos, collados y piedras singulares....como el canto del Tolmo que se veía sin problemas justo en línea con el Collado del Cabrón por debajo, y el de la Dehesilla, por encima.

Así a la una y pico, después de superar la parte mas "durilla" de la marcha, rodeando la Maliciosa Baja por su cara sur, llegamos por fin al Collado de las Vacas, en frente de la imponente mole de la Maliciosa (la de verdad, con sus 2.227m) con una preciosa vista a la Cuerda Larga, que la semana anterior habíamos recorrido prácticamente sin ver por causa de la niebla. Ahora si que se veían sin problemas, la estación de TV de la Bola del Mundo, el Cerro de Valdemartin, la Loma de las Cabezas y su adelantado pico del Escalerón, etc,etc.

Poco después coronamos nuestro objetivo, la Maliciosa Baja, desde la cual se contempla una visión panorámica a 360°, incluyendo la capital a lo lejos con su perfil de las torres, y los embalse y poblaciones cercanas así como el siempre vigilante y destacado Cerro de San Pedro.

Y por fin, la comida, bendito bocata que además de reponer fuerzas nos permite -sobre todo- un descanso más prolongado..... Además esta vez en lo alto, lo que nos aseguraba ¡solo bajada para el resto de la jornada!.

Y después de un corto reposo y de las consabidas fotos, comenzamos el descenso llegando al encuentro con la pista de las "zetas" en donde nos topamos con el origen del misterioso brillo, aclarándose el misterio. Paneles solares fotovoltaicos, de una pequeña instalación de telecomunicaciones del servicio móvil de Emergencias del 112, todavía a medio montar, de hecho, los instaladores llegaron al poco, a retomar su faena encontrándonos con ellos (que falta de coordinación el que nos nos hubieran subido alguna cervecita, cosa que lamentamos todos.....) en el Collado de los Pastores, cerca del "Cerro de las Barreras" ¡que alguno dice ser su dueño!, por aquello del apellido que ostenta con tal nombre.

Y encaminados como estábamos, continuamos la larga bajada que nos llevó una hora y media larga y nos puso de vuelta en Canto Cochino, después de cerrar el círculo por la misma senda que empleamos a la subida.

Y para celebrar la jornada como es debido unas frías cervezas en el chiringito habitual del aparcamientoa a costa de Jorge (¡gracias!) celebrando su cumpleaños, coche nuevo y estrella verde según nos da fe nuestro estadístico oficial, José María, a la sazón, el de las Barreras.

Otorgo cuatro sicarias a esta estupenda excursión por la Pedriza y Cuerda de los Porrones.
José Ramón Iglesia

FOTO REPORTAJES

No hay comentarios:

Publicar un comentario