miércoles, 16 de septiembre de 2015

Excursión 252: Cerro de San Pedro - Guadalix de la Sierra

FICHA TÉCNICA
Inicio: Alto del Mojón. Guadalix de la Sierra
Final: Guadalix de la Sierra
Tiempo: 4 a 5 horas
Distancia:  12,6 Km
Desnivel [+]: 540 m
Desnivel [--]: 727 m
Tipo: Sólo ida
Dificultad: Media
Pozas y agua: No

Ciclable: No
Valoración: 3,8
Participantes: 35

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta

















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
RESUMEN
Como es tradicional, iniciamos la nueva temporada, tras las vacaciones veraniegas, ascendiendo al Cerro de San Pedro, al que todos los años hemos llegado maldiciendo el sofocante calor que el santo nos preparaba una y otra vez. 

Por esto, los 35 participantes a esta excursión acogimos con júbilo la noticia de que no haría calor, ¡Por fin San Pedro se apiada de nosotros!, pensamos incautos. Quizás el exceso de críticas a la bochornosa excursión del año pasado, sin duda la peor, provocó en el santo una cínica venganza: el año que viene os vais a acordar del calorcito, diría para sí.

Y así fue, el día comenzó nublado y con mala cara, pero los más ilusos pensamos que mejor eso que pasar calor, no sabíamos lo que nos esperaba. Llegados a la caseta de peones camineros desde Guadalix de la Sierra, comenzamos el ascenso con una incesante lluvia, tras los pasos de una unidad de la UME que estaba en prácticas por la zona.

Fue salir a campo abierto e iniciar la subida por la senda paralela a la cerca de piedra que enfila la cara oeste del cerro y saber de inmediato que el santo nos haría arrepentirnos de nuestras plegarias del año pasado. La lluvia en combinación con un fuerte viento de más de 30 Km/h nos hizo añorar enseguida la calidez de las pasadas ediciones.

Desperdigados, apenas sin vernos unos a los otros y empapados de arriba abajo, a pesar de los chubasqueros, llegamos maltrechos a la cima del venerado cerro. Sólo su enorme hito de piedra pudo resguardarnos a duras penas de la furia del viento, que no de la lluvia.

Tras dejar constancia en el libro de visitas de nuestro paso fugaz por la cima y prometerle al santo que no nos quejaríamos más del calor, iniciamos el descenso por la cara norte, más resguardada de la ventisca.

Apiadado San Pedro por nuestros buenos propósitos, fue amainado el chaparrón y dejando que el descenso lo pudiéramos disfrutar más cómodamente, contribuyendo a ello el alcanzar la vereda de la Berrocosa, pista cómoda que nos llevó entre granjas de ganado hasta las cercanías de las urbanizaciones de la zona sur de Guadalix de la Sierra, por cuyas calles transitamos hasta alcanzar el restaurante El Junco, donde pudimos quitarnos las prendas más mojadas y disfrutar de su reponedora comida, que nos supo a gloría después de tanto frío.

La esperada entrega de estrellas pendientes puso el broche de oro a esta jornada de reencuentro y júbilo que ni el mal tiempo pudo ensombrecer.

Por todo ello esta excursión se ha merecido 3,8 sicarias.
Paco Nieto

No hay comentarios:

Publicar un comentario