miércoles, 30 de septiembre de 2015

Excursión 254: Cerrito Sarnoso

FICHA TÉCNICA
Inicio: Puerto de Cotos
Final: Puerto de Cotos
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  14,1 Km
Desnivel [+]: 713 m
Desnivel [--]: 714 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas y agua: Sí

Ciclable: No
Valoración: 4
Participantes: 36

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta

















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta











TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RESUMEN

Sería por su lindo nombre, el caso es que fuimos 36 quienes nos animamos a visitar el “Cerrito Sarnoso”, el cual no hizo honor en absoluto a su denominación pues no recuerdo que nadie se rascara con fruición durante el regreso, ni siquiera ninguno de los 4 canes que nos acompañaban, incluyendo a Mecha, y eso que se internó por su cuenta en la espesura sin atender a razones.

El día era muy apañado para caminar y lo aprovechamos bien en un sube y baja constante. Tras dirigirnos al refugio del Pingarrón, iniciamos el primer descenso hacia la poza de Sócrates, donde hubo contraste de opiniones sobre el origen del escudo tallado en una de las piedras, junto a la cascada. Animados por la visión de la bonita senda que va río abajo a la izquierda del cauce, la fuimos siguiendo hasta que se perdió y quedó convertida en un deambular entre piedras y vegetación, lo cual hizo las delicias de Antonio. Afortunadamente, un trecho más abajo, un atrevido intento de condicionar las decisiones del boss tuvo éxito y pudimos tomar el ancho y cómodo camino que baja al otro lado del río.

Ya todo era coser y cantar. Siguiendo el camino de marras nos desviamos para ascender hasta la carretera, andar un poco por ella y acometer la subidita que hay siguiendo el arroyo de La Laguna. Nada más cruzarlo, tomamos un refrigerio reparador y a seguir subiendo. Así llegamos a otro cómodo camino que nos llevó a una bonita pradera donde pastaban plácidamente unas vaquitas con sus terneras, que sirvieron para que Mecha se perdiera de vista y para que Javier B. se llevará un susto cuando quiso hacer una foto a una mamá vaca sin su permiso. Por aquí volvimos luego y, aunque dicen que la mirada de los vacunos es boba, yo pude apreciar en la de esta mamá vaca un rencor reconcentrado que me dio miedo.

Total, que siguiendo el caminito, por cierto con unas vistas espectaculares de Peñalara y de La Cuerda Larga, llegamos al Cerrito Sarnoso, pero como no era gran cosa, no nos paramos más que en sus proximidades para hacer la foto de grupo aprovechando el esqueleto de un árbol caído. Después, tras una repentina bajada subimos un poco hasta descansar en una bonita pradera para tomar el bocata contemplando el paisaje; hubo unos cuantos que subieron un poquito más, hasta unos riscos cercanos a Cabeza Mediana.

El sube-baja de la ida sumado al que teníamos de vuelta hacía que algunos estuvieran un poco perezosos. Menos mal que tomamos el camino más recto hacía Cotos, el del Palero. Durante el mismo pudimos ver una charca grande y un refugio abandonado, también un camino que se acababa de repente y praderas y más praderas, a cual más hermosa, pero que ya sólo representaban el preludio de una buena cerveza con los amigos en Venta Marcelino, más sabrosa aún si cabe cuando sirve para celebrar los aniversarios de otros, en este caso de los nacidos en septiembre.

Bien vale 4 sicarias esta marcha (Madi dixit).
Melchor

No hay comentarios:

Publicar un comentario