lunes, 7 de diciembre de 2015

Excursión 269b: Camino Majariego de Santiago. Etapa 6. Nava de la Asunción - Coca

FICHA TÉCNICA
Inicio: Nava de la Asunción
Final: Coca
Tiempo: 3 a 4 horas
Distancia:  12,8 Km
Desnivel [+]: 82 m
Desnivel [--]: 90 m
Tipo: Sólo ida
Dificultad: Baja
Pozas y agua: No

Ciclable: Sí
Valoración: 4
Participantes: 2

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta






















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta














TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RESUMEN
La sexta etapa comenzó en la puerta del Hotel donde habíamos pernoctado. De nuevo conté sólo con la compañía de Ana. Tras la larga etapa de ayer decidimos que hoy llegaríamos solamente hasta Coca, disponiendo de la tarde para visitar esa ciudad y luego recoger el coche en Añe y volver a casa.

A las 9’50 nos pusimos en marcha para de camino conocer los monumentos más interesantes de Nava de la Asunción. Vimos la fuente llamada el Caño del Obispo de 1683, la Casa del Caño de 1757 en la que residió el famoso poeta Jaime Gil de Biedma y llegamos hasta la iglesia parroquial de Nª. Srª de la Asunción del s. XVIII.

Vimos también el ayuntamiento y nos dirigimos por la calle Real hacia la ermita del Santo Cristo de la Expiración situada al final del pueblo. Aunque allí el indicador de la carretera señala Coca hacia la izquierda la flecha amarilla que vimos en una farola nos indicaba que el Camino había que tomarlo por la derecha. Así que eso fue lo que hicimos. Salimos del pueblo a las 10’15 y, al poco, se nos planteó otra disyuntiva: en esta bi-furcación se indicaban dos alternativas: la b) más corta o la a) algo más larga pero más bonita.

Elegimos la A y enfilamos el camino en dirección a las vías del AVE que esta vez cruzamos por debajo a través de un túnel. Incluso después de atravesarlas tuvimos la suerte de ver un tren de alta velocidad circular por ellas en dirección a Segovia.

Entre campos de cereales el camino con amplias curvas nos llevó en dirección a los pinares. El día no estaba tan despejado como ayer pero, andando, el calor hacía que sobraran algunas prendas de abrigo.

Cuando eran las 11’00 y llevábamos andados 4,800 km. llegamos a un cruce. El Camino seguía de frente pero, como íbamos bien de hora, nos decidimos a recorrer un par de kilómetros  adicionales y llegar hasta el lugar denominado la Peña del Caballero (según otras versiones la Peña del Moro). Por una amplia pista forestal anduvimos hasta donde el GPS indicaba que debía estar la citada peña. Allí no se veía roca alguna pero un cazador que encontré me indicó que no la buscara hacia lo alto sino colgada del barranco que se denomina cañón del Eresma.

¡Claro!, ¡ahí estaba!. Hicimos fotos de ella y también del cañón que el río Eresma, que ya ha recibido las aguas del río Moros, ha tallado en la llanura. Deshicimos lo andado y a las 11’40 nos encontramos de nuevo en el cruce donde habíamos abandonado el Camino. Ahora el GPS señalaba 7,310 km. Es decir: esta curiosidad añade 2,5 km. a la etapa real. Seguimos, pues, por la senda marcada y pasando por una granja de ganado lanar, volvimos a encontrarnos al borde del cañón por cuyo borde discurre este tramo de la etapa.

Sentados en un tronco caído hicimos una parada para beber y comer algo y aprovechamos para hacernos una foto de grupo (aunque esta vez fue una foto de pareja).

Llevábamos andados 8’30 km. y eran las 12’10 cuando nos volvimos a poner en marcha. El día se había puesto más gris y los contrastes de colores no eran tan bonitos. De cualquier forma la vista desde arriba del cauce del río era espectacular y eso que la vegetación, álamos y chopos era tan alta que apenas deja entrever el agua del río.

Muchos de los troncos de los árboles de corteza blanca, no así de los pinos, estaban cubiertos de yedra. Nos internamos por el pinar y por aquí la senda ahora era de arena sin compactar lo que suponía un esfuerzo adicional al caminar.

Pasamos por el mojón que indicaba una distancia a Sahagún de 167 km. aunque teniendo en cuenta lo que escribí en la crónica anterior no era muy de fiar. De todos modos siempre es una alegría ver que se va avanzando. Las flechas indicadoras amarillas sí que no nos faltaron en ningún momento.

Bordeamos, dejándola a nuestra izquierda, una finca con muchos invernaderos donde se deben cultivar buenos tomates u otras hortalizas y de pronto vimos sobresalir por encima de las copas de los pinos la torre de su iglesia lo que nos indicaba que estábamos acercándonos a Coca. Aún nos quedaban más de 2 kilómetros pero ya sabíamos que cumpliríamos el horario planificado. Eran las 13’00 y habíamos andado 11’40 km.

Cuando salimos del pinar ya vimos la ciudad que los romanos llamaron Cauca. Callejeando por ella atravesamos la carretera y rodeando la iglesia de Santa María la Mayor llegamos a su puerta donde hicimos la foto del final de etapa.

Todavía tuvimos tiempo de ver lo que se conserva de las murallas medievales y de llegar hasta la puerta del castillo. Habíamos empleado 3 horas y 40 minutos en recorrer casi 15 kilómetros. De ellas, 2 horas y 56 minutos fueron de andadura. En esto está incluido el desvío a ver la Peña del Caballero.

En el castillo sí que dimos por terminada la etapa y con un taxi volvimos a Añe a recoger el coche donde ayer lo dejamos. Después de comer en Nava de la Asunción volvimos a Coca para visitar el castillo por su interior. También entramos en el interior de la iglesia y vimos por fuera la Torre mudéjar de San Nicolás.

Felices y satisfechos, con todos los objetivos cumplidos nos volvimos para Madrid.
Hasta la séptima etapa, a ésta le otorgamos 4 sicarias.
José María

FOTO REPORTAJES

No hay comentarios:

Publicar un comentario