miércoles, 6 de abril de 2016

Excursión 289: Los puentes del Guadarrama

FICHA TÉCNICA
Inicio: Galapagar
Final: Galapagar
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  19,5 Km
Desnivel [+]: 315 m
Desnivel [--]: 315 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas y agua: Sí
Ciclable: En parte
Valoración: 4,5
Participantes: 47

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta

























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta















TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RESUMEN
Debo iniciar esta crónica dándole las gracias a nuestro querido compañero y amigo, coordinador general de las crónicas, el “rey” Melchor, porque ya me advirtió hace unas semanas que llevaba algún tiempo sin hacerles disfrutar de mi magnífica “pluma”. Yo sé que he cambiado algo en los últimos tiempos, pero puedo aseguraros que me siguen gustando las “tías”, por mucho que, en ocasiones, toque el traserillo a algún despistado que se agacha para atarse cordones, por ejemplo, y configuran unas poses de lo más exóticas, digo eróticas. Hecha esta aclaración paso a relatar las peripecias de este grupo, cada vez más pequeño.

Efectivamente, después de un autodescanso que me impuse por ser “malo” y poder así prepararme para esta dura prueba, que no es moco de pavo, como dirían los castizos, además de comprobar si al coordinador cronista se le olvidaba la amenaza lanzada semanas atrás. Nada más lejos de la realidad, en cuanto me vio y le salude noté un brillo especial en los ojos e interiormente me dije, Marcelo daté por j…….. Así fue, inmediatamente me lanzó la correspondiente propuesta, qué para qué discutirla, si lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, agaché las orejas y le respondí, lo que vos queráis mi “rey”. Inmediatamente le vi una sonrisa de satisfacción plena, diciéndome a continuación, así me gusta que no tenga que luchar demasiado para convenceros de vuestro deber y es que soy un “hombre fácil, con carnet, qué le vamos a hacer, a estas alturas es difícil cambiar.

Pues eso, llegamos al lugar de “la quedada”, usease, polideportivo de Galapagar, a la hora torera de las 10 de la mañana, cuarenta y siete, para disfrutar de una excursión sugerida por nuestro “vudú” de la informática, Paco N. y diseñada y conducida por nuestro compañero y amigo Cristóbal. Otro que va a hacer compañía al “boss” y que, en cualquier momento, habrá que partirles las piernas, porque sí, mucha ruta circular de 17 kms.  de recorrido y 300 metros de desnivel, pero yo sólo sé que al final de la etapa de ayer di 30.688 pasos con una distancia recorrida, más/menos, de 20 kilómetros. Con el cansancio acumulado he pasado una noche horrible, saltando vallas, subiendo peñascos y toreando bichos de cuatro patas con una cornamenta descomunal que me han hecho creer que era como José Tomás, el torero de la zona, pero nada más lejos de la realidad porque lo único que he hecho es correr durante toda la noche para que no me pillaran. Al loro, José María, apúntame dos marchas, una la de la mañana y otra la de la noche.

Aparte de estos detalles debo decir que es apasionante que, una vez al año, seas el cronista oficial de la marcha y que sólo tú y el coordinador general sepan de tal circunstancia ya que te permite escuchar parte de las conversaciones con toda libertad y poder incorporar las más “sabrosonas”, por ejemplo, de fútbol y política, nada, pues vaya rollo, pero sin embargo acaba uno descubriendo, involuntariamente, que las crónicas no son leídas por todos, alguno se escaquea, qué algún/algunos pensaron que aquí podría haber “plan” y para estar preparados compraron dos cajas de preservativos, una para las marchas y la otra para casa. Que transcurridos muchas fechas han podido comprobar que no han usado ninguno y que además han caducado, ambas. Algún “mariconazo” se marcha al Tíbet, Katmandú, a subir no sé qué picacho a 4900 metros, se nota que no tiene suficiente con los miércoles, para sana envidia de los demás, disfrútalo m……..,  etc., etc., en fin, esto es lo que tiene este compromiso. Jajajaja.

Una vez dicho esto, pasemos a describir el paseo matutino, nada nuevo bajo el sol, día espléndido, bajamos y subimos, atravesamos ríos, vallas y muchos puentes, se hicieron fotografías de lejos y de cerca, algunos/as posaron hasta desgastarse, en esta ocasión no se perdió nada ni nadie, los/las “estrellas fugaces” actuaron como siempre, afortunadamente no hubo ninguna caída, la foto de grupo se consiguió como siempre y, por último, pero no menos importante, se degustaron las correspondientes cervecitas en este caso en “Casa Carmen”, lugar paradisiaco con unas vistas de la bonita sierra madrileña, en esta ocasión, totalmente nevada. Y entre saky y saky, y mety y mety, regresamos a casa cansados pero satisfechos.

El que suscribe, opina que 4,5 sicarias estaría bien para esta larga marcha. Hasta el año que viene, si dios quiere y la autoridad competente lo autoriza.
Marcelo

Fotos de Joaquín Sastre
Fotos de Marcos Cid

No hay comentarios:

Publicar un comentario