miércoles, 12 de octubre de 2016

Excursión 318: Risco Santa Catalina de Valdemaqueda

FICHA TÉCNICA
Inicio: Valdemaqueda
Final: Valdemaqueda

Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  14,6 Km
Desnivel [+]: 705 m
Desnivel [--]: 690 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas y agua: No
Ciclable: En parte
Valoración: 4
Participantes: 12

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta
























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta
















TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc


RESUMEN

Alguien dijo en la excursión anterior ¿y la próxima semana habrá excursión el miércoles que es fiesta? Pues si, con unas previsiones del 100% de posibilidades de lluvia, nos encontramos en Valdemaqueda 12 senderomagos para, aún mojándonos, llegar a lo alto del Risco de Santa Catalina.

En el bar del pueblo, el extrañado parroquiano nos preguntó ¿por la ermita o por el camping? ¿qué? Que si vais a subir por lo difícil o por lo fácil? Pues ni idea. Pues que no os llueva mucho. Adiós.

Empezamos saliendo del pueblo hacia la ladera que el incendio de 2003 dejo desértica y por una serpenteante pista iniciamos la subida, diciendo: qué bien a pesar de todas las nubes no llueve.

Al ladito estaba un cartel que ponía, camping, así que parece que vamos a subir por lo fácil, y así poco a poco la ladera se fue empinando y nos metimos en una niebla de estas que no las corta un cuchillo, hasta alcanzar la caseta del repetidor de Telefónica que da servicio a la zona.

Paradita para el bocadillo y futbolera foto de grupo, con 11 jugadores y el entrenador, todo un equipazo.

Pero, ¿dónde estaba la cima del risco? Por lo que parece la niebla era tan espesa, que nos lo pasamos de largo, así que hemos decidido volver por este lugar otra vez para poder contemplar las impresionantes vistas que este risco ofrece.

Desde allí iniciamos una bonita bajada hacia el Prado del Hoyo, fantasmagórico descenso entre la niebla que nos llevó a la ladera del Collado Postema, donde todos los pinos estaban siendo utilizados como fuente de resina, con sus heridas abiertas y sus tiestos colgados para recoger el, de nuevo, apreciado liquido.

De pronto se acabó la niebla y nos sorprendimos en una gran pradera donde estaba la ermita que el señor del bar nos indicó en la charla matutina. Era la ermita de Nuestra Señora de los Remedios.

Así que desde ella iniciamos la subida al Escobalón y enmedio nos encontramos a Manuel, uno de los nuevos resineros de Valdemaqueda, que nos explicó todo el proceso de puesta en producción de los pinos y recogida de la resina, por la que obtiene 1.60 euros el kilo.

Después de comer entre las piedras como trogloditas y dando gracias a que no nos llovió en todo el día, decidimos que ya era hora de buscar el bar de las cervezas y acabar la excursión, a la que la calificamos con 4 sicarias, a pesar de que, por la niebla, las bonitas vistas que por allí había fueron nulas.
Antonio López 

No hay comentarios:

Publicar un comentario