miércoles, 19 de octubre de 2016

Excursión 319: El ferrocarril Translozoya

FICHA TÉCNICA
Inicio: Villavieja del Lozoya
Final: 
Villavieja del Lozoya
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  18,5 Km
Desnivel [+]: 365 m
Desnivel [--]: 340 m
Tipo: Circular
Dificultad: Baja
Pozas y agua: Sí
Ciclable: En parte
Valoración: 4
Participantes: 22

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta
























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta
















TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc


RESUMEN

Aunque la previsión meteorológica no lo indicaba, partimos de casa con una intensa lluvia y unos atascos monumentales en Madrid y alrededores. El ambiente ya era otro al acercarnos a Villavieja de Lozoya, punto de encuentro y comienzo de la ruta, estaba húmedo pero sin lluvia.

Éramos pocos caminantes con respecto a otras veces, pero con muchas ganas de disfrutar de uno de los primeros días de otoño de la temporada. Tan solo hacía una semana que habían aparecido las primeras lluvias.

Comenzamos a caminar a buen ritmo. El camino estaba manso y en el campo la hierba empezaba a brotar todavía muy fina y frágil, insuficiente para repintar el marrón existente resultante del agostado y  largo verano. No así los arboles de ribera, que ya empezaban  a naranjear. Descubrimos asimismo con emoción, que comenzaban a aparecer las primeras setas de la temporada; en este caso, pequeños ejemplares de  tentadora amanita muscaria.

Por  la Colada de la Solana, cuesta arriba, seguimos hasta encontrarnos con la vía del tren, ruta Madrid-Burgos, abandonada y con síntomas de degradación acelerada -el vandalismo que no cesa- y que se quiere rehabilitar para el uso del Translozoya, un tren que recorrería los pueblos de la Sierra Norte de Madrid.

Enseguida nos metemos en un túnel, hay que echar mano de linternas, que nos harán descubrir restos de animales, partes de caballo o de vaca, huesos, pieles acartonadas. Se ve como algo natural, deben llevar allí muchos años, no desagrada. A la salida del túnel, un tremendo puente sobre el arroyo del Buitraguillo, un barranco de gran altura que da un poco de vértigo, y que se acrecienta al ver los numerosos amarres para “puenting”, señal de que allí se debe practicar ese deporte.

 En los andenes de la estación abandonada de Gascones-Buitrago nos tomamos el correspondiente aperitivo. Bonita estampa del grupo, sentado a lo largo del andén central, con los pies en la vía; recordaba la famosa foto “ Lunch atop a Skyscraper” de Nueva York, aunque  en este caso no había peligro.

Teníamos el encargo de recuperar el palo de pruno de José María, olvidado en el túnel en una anterior ruta; de eso hace casi 3 años, pero no pudo ser, y por el contrario, a la entrada del mismo se quedaron despistados los palos de Paco R. Lo que sí encontramos fueron aquellos cervatillos recién nacidos entonces, que en un momento vimos trotando como adultos  delante de nosotros.

Como la niebla a lo lejos seguía descansando aburrida en la cima de los picos y crestas de alrededor, se descartó el plan inicial de subir al cerro de la Cabeza. Seguimos a media montaña hasta alcanzar el arroyo de la Trocha, giramos a la izquierda y caminamos en paralelo hasta toparnos de nuevo con la vía del tren. En este punto nos dispusimos  a explorar un nuevo túnel,  más corto en este caso y de camino hacia Braojos. En su Casa de Cultura, y consiguiente bar, nos permitieron disfrutar de nuestros bocatas montañeros, acompañados de cerveza fría, e incluso saborear un café antes de ponernos de nuevo en marcha.

Ya camino de Villavieja, antes de llegar, y a falta de camino, atravesamos una extensa  finca. Al lado había otra con toros bravos y justo a la salida nos damos de bruces con el ganadero; nos temíamos una bronca y, por el contrario, nos abrió el paso de un par de  barreras, y encima se disculpaba por que teníamos que pisar barro.

Terminamos la jornada en Villavieja, disfrutando de nuevo con la consiguiente cerveza de despedida y  recordando que por la mañana su  alcalde, muy interesado por nuestro grupo, nos había invitado a las próximas jornadas culturales del año 2017.

En resumen, una estupenda y bonita  ruta otoñal, Madi le concede una puntuación de 4 sicarias.
Ángel R.Otero

No hay comentarios:

Publicar un comentario