miércoles, 1 de febrero de 2017

Excursión 332: Cabeza de la Braña

FICHA TÉCNICA
Inicio: Bustarviejo
Final: Bustarviejo
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  16,2 Km
Desnivel [+]: 635 m
Desnivel [--]: 635 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas y agua: No
Ciclable: En parte
Valoración: 4
Participantes: 34

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta






















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta














TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
 
RESUMEN
Esperando que la gran nevada del sábado y el domingo hubiese acumulado mucha nieve llegamos a Bustarviejo, en esta excursión que nos debía llevar al Puerto Canencia por antiguos caminos, con parada en la mina de plata y en Cabeza de la Braña, que junto con el más conocido Mondalindo cubren las espaldas a Bustarviejo.

A la llegada, el habitual revuelo al encontrarnos de nuevo, como peonzas dando tumbos por el pueblo ¿donde hemos quedado? ¿en el bar ? ¿en la plaza?. Una vez reunidos comenzamos la ascensión a Cabeza de la Braña, por un empinado camino que hizo removerse a las sicarias, cuando algún senderomago se acordó de ellas.

Nada, para arriba como valientes, además de la nieve ni pizca, en cambio de la niebla, toda la que quisiésemos en gran abundancia.Tanta, tanta había, que la entrada de la mina de plata, con su torre de más de 20 metros de altura desapareció en la niebla para desconsuelo del guía, que pensaba que una vista a 100 metros de distancia seria suficiente para cumplir la prometida visita (habrá que volver en otra ocasión).

Así entre la niebla se llego al Collado Abierto donde se tomó la subida a Cabeza de Braña que debía estar un poquito más arriba pero ¿por donde?, ¿siguiendo la valla o cruzándola? Después de una puesta en conjunto con los propietarios de varios gps, se decidió que había que subir por la izquierda de la valla, así que otra vez para arriba hasta que vimos ¿? es un decir, sentimos, mejor así, un pinarcito donde no había viento, un sitio ideal para el almuerzo, junto a un murete de piedra, donde las botas de vino aparecieron para ser aligeradas de su rico jugo.

La niebla, como es como es, hizo, que estuviésemos a solo 30 metros del punto más alto de Cabeza de la Braña, así que misión cumplida.

Ahora a bajar hacia el puerto de Canencia, pero no sé a quien se le ocurrió que como había una zona plana en el mapa, pues que hacia allí había que ir. Continuamos junto al muro de piedra que delimita la zona de pinar de la de prados, hasta alcanzar un cortafuegos, con mucha nieve que seguimos durante unos metros, para girar a la derecha y continuar por el bosque, en dirección sur,  y... las arenas movedizas disfrazadas de apacible praderita se despertaron para engullir al menos seis piernas, que costó un mundo rescatar de su pegajosa lengua.

Recuperados del cenagal, rodeamos el Hueco de los Cortados siguiendo una irreconocible pista cubierta de nieve, que enlaza con el camino de Miraflores (PR-28). Bordeamos, recorriendo este camino, la pradera de Navasaces, cuya belleza fue imposible de ver por la niebla, hasta alcanzar el Puerto de Canencia. Ya en el puerto, con bastante nieve, paramos para comer aprovechando la familia de mesas que en sus inmediaciones se encuentran. Allí,como hacia un poco de fresquito, alguno se acordó de algunas suertudas senderomagas que se iban el día siguiente al Caribe.

De nuevo andando para llegar al Collado Cerrado y tomar el GR-10, que desciende en prolongada pero cómoda pendiente hasta llegar a Bustarviejo, donde cual chamarilero profesional desde el maletero del coche José María repartió la magnifica revista resumen de las excursiones del año 2016.

El que escribe, a pesar de la falta de vista por la niebla y de haber sentido alguna sicaria cerca, le otorga 4 de las mencionadas a esta excursion.
Antonio López

No hay comentarios:

Publicar un comentario