miércoles, 18 de mayo de 2011

Excursión 059a: Camino Majariego de Santiago. Etapa 2. Torrelodones - Cercedilla

FICHA TÉCNICA
Inicio: Torrelodones
Final: Cercedilla
Tiempo: 6 a 7 horas
Distancia: 27 km
Desnivel [+]: 587 m
Desnivel [--]: 246 m
Tipo: Sólo ida
Dificultad: Media
Pozas y agua: No
Ciclable: En parte
Valoración: 3,5
Participantes: 6

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta












































PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta














TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)


PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC

Ver esta ruta en Wikiloc

RESUMEN
Para comenzar esta segunda etapa, donde concluimos la primera habíamos quedado en la estación de Torrelodones. Pero encontrar aparcamiento ahí, a esas horas,  es toda una proeza. Tuvimos que dejar los coches a casi un kilómetro. Más distancia que recorrer. Mientras esperábamos tomamos un café en la cafetería de la estación.

Por fin, con la llegada de Joaquin, nos pusimos en marcha a las 10’41. Ibamos: Antolín, J.L.Hergueta, Ángel, Antonio, Joaquín y el autor de estas líneas.

Por las calles Monte Inés y Monte Ana atravesamos Torrelodones y salimos al campo. Aunque se podía ir bajando una vaguada y subiendo luego la ladera opuesta, aceptamos la propuesta de Antonio y caminamos junto a las vías, algunos incluso por encima del balasto. Siempre con rapidez y gran atención por si oíamos venir algún tren. 

No fue así y llegamos sin novedad a la calle Lorena, cogiendo después la avenida de Normandía y la calle Saboya. Esto pertenecía ya a Parquelagos. Por último la calle Gascuña nos volvió a conducir al campo. Por entre hierba más alta que nosotros volvimos a aproximarnos a las vías de tren pero ya con una suficiente distancia de seguridad.

Llegamos así a la estación de Galapagar/La Navata. Pasada ésta debíamos coger (y cogimos) la carretera M-525 pero, una vez más, a los pocos metros la abandonamos y volvimos a atravesar por el campo llegando de nuevo al camino junto a la vía. 

Hicimos una parada para beber y comer algo viendo pasar los trenes. Ya eran las 12’00 y llevábamos 6,1 Km. Reanudada la marcha, debimos hacer otro cruce por el balasto y entramos en Villalba por la zona de la depuradora. 

Por las calles de Villalba circulábamos sintiéndonos un poco fuera de nuestro elemento. Mucha gente, coches, asfalto aceras, etc… Pero bueno esto es el Camino.

Atravesamos el centro de Villalba (con buenas vistas de “sicarias”) a las 13’06 y enfilamos hacia Los Negrales a cuya estación llegamos a las 13’26. Habíamos recorrido 10’200 km. (con los recorridos por el campo habíamos economizado unos 600 metros).

Desde los Negrales y pasando por debajo de la A-6, nos dirigimos hasta Alpedrete. Volvimos a encontrarnos con la vía, que tuvimos que cruzar por las bravas, y junto a la cual caminamos hasta que encontramos la “Cañada Real Segoviana o de Merinas” que debía ser nuestra ruta en adelante.

La comida fue a las 14’00 en Alpedrete frente a la entrada de la urbanización Los Berrocales y tras un ratito de reposo y avituallamiento volvimos a andar siguiendo la cañada.

Por desgracia nos confundimos de vía pecuaria y eso hizo que nos regaláramos casi dos km. Nos dimos cuenta cuando vimos que en lugar de hacia Los Molinos íbamos a pasar por Collado Mediano. En fin fue pagar la novatada. El recorrido, sin embargo, por entre fincas ganaderas, resultó muy agradable. 

A la entrada de Collado Mediano, a las 15’30, encontramos una fuente e hicimos una pequeña parada. Bebimos agua, rellenamos los botes y comimos algo. Ya se notaba en las piernas la distancia recorrida que era de 18’800 km.

Salimos de Collado Mediano sin haber casi ni entrado ya que la fuente está muy en las afueras. Por la carretera M-622 tomamos rumbo a Los Molinos. Aprovechamos sendas paralelas a la carretera cuando pudimos y cuando no caminamos por el arcén. 

A Jose Luis Hergueta lo facturamos en Los Molinos de vuelta a Madrid en el tren de las 16’35 ya que tenía cosas que hacer y no podía llegar hasta Cercedilla. Los demás continuamos para rematar los 4 o 5 kilómetros que nos quedaban. 

Al enfilar la calle  Majalastablas tuvimos la bonita perspectiva del puerto de Navacerrada al fondo. Seguimos por entre fincas y chalets y de pronto oímos rebuznos. En estos tiempos ese sonido, antes tan habitual en los pueblos, resulta casi extraño. 

Al acercarnos vimos una familia de asnos al completo. Todos nos pusimos a hacer fotos y sobre todo Ángel, nuestro fotógrafo oficial (y titulado), que como se ve en la imagen incluso parece que indicaba a los borricos como debían de posar

A las 17’20 entramos ya realmente en el pueblo de Cercedilla y anduvimos por la Avenida de Paco Fdez. Ochoa (q.e.p.d.).

Por última vez en el día atravesamos la vía del tren, que casi toda la etapa nos había servido de orientación. Esta vez lo hicimos por un túnel y a continuación nos encontramos ya en la estación: destino final de la etapa.

Eran las 17’28; allí compramos los billetes para el regreso y en el andén, mientras esperábamos el tren de regreso a Torrelodones, Antolin y yo nos hicimos la última foto del día.

El regreso hasta Torrelodones se desarrolló sin novedad. Al llegar Antonio repartió unos quesos que le habían encargado diversos miembros del grupo y recogimos los coches dando por concluida la jornada.

Objetivo cumplido. 26’460 kilómetros recorridos y 6 horas y 47 minutos empleados (de ellos 6 horas y 9 minutos andando).

Hasta la tercera etapa.
José María

No hay comentarios:

Publicar un comentario