miércoles, 21 de septiembre de 2022

Excursión 649: Sotos de Sepúlveda y Palacio del Esquileo

FICHA TÉCNICA
Inicio: Sotos de Sepúlveda
Final: Sotos de Sepúlveda
Tiempo: 6 a 7 horas
Distancia: 12,6 Km 
Desnivel [+]: 175 m 
Desnivel [--]: 175 m
Tipo: Circular
Dificultad: Baja
Pozas/Agua: No/Sí
Ciclable: No
Valoración:
Participantes: 36

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta



























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













jueves, 15 de septiembre de 2022

Excursión 648: Cerro de San Pedro y Dehesa de Navalvillar

FICHA TÉCNICA
Inicio: Colmenar Viejo
Final: Colmenar Viejo
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia: 13,7 Km 
Desnivel [+]: 554 m 
Desnivel [--]: 554 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas/Agua: No/No
Ciclable: No
Valoración: 5
Participantes: 22

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta






























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta














TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RUTA EN WIKILOC

RUTA EN RELIVE
Ver esta ruta en Relive

RESUMEN
Hoy ha empezado el arranque del nuevo curso escolar, mi primer inicio de curso, toca la tradicional subida al Cerro San Pedro. Esta semana ha empezado a llover, los niños ya están en el colegio, los padres trabajando y podemos dar el verano por terminado.

Allí estábamos, en la caseta de los peones camineros  que hay en la carretera M-625, entre Colmenar Viejo y Guadalix de la Sierra, pasadas las 10 de la mañana, saludándonos, con incorporaciones de los que se despidieron en Junio que tras unas largas y calurosas vacaciones se volvían a reenganchar a la rutina.

En esta ocasión Antonio no podía hacer los honores, así que pidió a Celia que nos guiase por el buen sendero, aunque Paco Nieto le ayudó en los tramos más complicados.

A las 10:30, con puntualidad británica, iniciamos el ascenso al Cerro San Pedro, a fin de pedir  que para este año los miércoles nos acompañe el buen tiempo y que llueva el resto de los días, que falta nos hace. 

Al poco de iniciar el ascenso, nos encontramos con Pilar Matellano, bajando tras su subida diaria, con la de hoy ya lleva 4.318 ascensos al cerro, algo así como haber subido 182 veces la altura del Everest. 

Cada día firma en el libro de visitas que ella misma cuida, hoy ha tocado cambiar el libro, baja con el antiguo y nos cuenta que ya ha puesto uno nuevo.

Por el camino nos cruzábamos con algunos senderistas, uno de ellos Pedro Nicolás, el que fuera durante muchos años presiente de la Sociedad de Alpinismo Peñalara, y vemos y escuchamos helicópteros militares, que debían estar haciendo prácticas, ¿arrancarán hoy también el curso los aspirantes a pilotos de helicópteros de la FAMET?.

Poco a poco fuimos subiendo, cada uno a su ritmo, con alguna parada para quitarnos ropa, que aunque el día estaba fresquito la subida no perdona.

Durante el ascenso vamos adivinando los pueblos que vemos en el paisaje, los viaductos, el embalse de Santillana, la Pedriza, y la cumbre del cerro que cada vez tiene más niebla.

Por fin vamos llegando a la cima, hace fresco, nos abrigamos, miramos el paisaje, es una pena porque realmente el día no está claro, y la niebla no nos deja ver gran cosa, pero no pasa nada.

Buscamos la caja con el libro de dedicatorias, que hasta ahora mantenía la Asociación Cultural Pico de San Pedro de Colmenar, y la placa que han puesto en recuerdo de los afectados por el Covid, vamos sacando algo de comer, y mientras reponemos fuerzas, los senderomagos fundadores del GMSMA nos van contando cómo en el año 2010, dos años después de empezar con las excursiones, en este sitio quedó bautizado nuestro grupo como Grupo Mágico de Senderismo Miércoles Alternos (GMSMA). Os recomiendo la lectura de la crónica de la excursión 44, donde se cuenta la historia con todo detalle y que veáis las fotos de ese momento, estoy seguro que pasareis un buen rato.

Siguiendo con las tradiciones, rellenamos el libro de firmas con el texto “14-09-22 El grupo GMSMA subió hoy por decimocuarta vez, a pedir a San Pedro buenas rutas para el próximo año” y posteriormente nos hicimos la foto de grupo para no romper otra tradición.

Tras el largo descanso, vamos comenzando el descenso, es una ruta cómoda, el día va abriendo, la amenaza de lluvias se va alejando, el viento ha parado y volvemos a quitarnos un poco de ropa.

Tras saltar una valla de piedra tomamos la pista de la Cañada del Recuenco, el camino es muy fácil y podemos aprovechar para hablar tranquilamente sin mirar demasiado en el suelo, los helicópteros siguen a nuestro alrededor.

Entramos en la dehesa de Navalvillar, hay mucho ganado con sus correspondientes desechos.

Llegamos al Arroyo de Cantalejo que está totalmente seco, a su lado hay un pilón para el ganado.

Es de los pocos sitios que hay sombras y piedras para sentarse, así que parece el mejor lugar para hacer una parada y comer el bocata a pesar de los olores, estamos comiendo rodeados de ganado, que no paraba de moverse alrededor nuestro.

Nos levantamos para reanudar la marcha y hacer los últimos kilómetros que nos faltan, pasamos por los yacimientos arqueológicos de Navalvillar, donde se encuentra lo que queda de una aldea de finales del siglo VI, por la colocación de las piedras, se adivina dónde estaba el establo, el almacén y los aposentos.

Alguien comenta que las malas lenguas dicen que esas piedras las puso un día el GMSMA para tomar cómodamente los bocadillos, ja, ja. 

Seguimos avanzando, los kilómetros y las horas van pesando. Empieza a correr el rumor que hoy es el cumpleaños de José María, !!!qué callado se lo tenía!!!.

Cuando llegamos al mirador Alto de la Peña Gorda, aprovechamos para cantarle el cumpleaños feliz, desde luego se nos da bastante mejor caminar que cantar.

Empezamos a vislumbrar y desear llegar a los coches, los que van en cabeza deciden atrochar para llegar antes, pasamos junto a un par de pilones con agua, donde las mascotas se apresuran a refrescarse, hasta que llegamos a una valla, menudo susto, no vemos por donde pasar, hasta que buscamos el punto por el que marcaba el track, que no está nada lejos y pasamos la valla por unos cómodos escalones. La marcha ya está terminada, nos faltan un ratito de carretera y llegamos a los coches.

Para terminar con la tradición nos fuimos a tomar una cerveza a la Ermita Nuestra Señora de los Remedios, que dispone de un bar y un patio muy agradable. A José María no le importa lo mal que hemos cantado y nos invita.

A la excursión le voy a poner 5 sicarias, por la compañía, reconocimiento a un bonita tradición del grupo y especialmente por el buen tiempo que nos hizo, un miércoles estupendo en medio de una semana lluviosa, que sin duda es un buen augurio de buenas rutas para todos los miércoles.
Fernando Ramos


miércoles, 7 de septiembre de 2022

Excursión 647: La Camorca desde Valsaín

FICHA TÉCNICA
Inicio: 
La Pradera de Navalhorno. Valsaín
Final: La Pradera de Navalhorno. Valsaín
Tiempo: 6 a 7 horas
Distancia: 19,6 Km 
Desnivel [+]: 705 m 
Desnivel [--]: 705 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas/Agua: Sí/Sí
Ciclable: No
Valoración: 5
Participantes: 29

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta



















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RUTA EN WIKILOC

RUTA EN RELIVE
Ver esta ruta en Relive

RESUMEN
Me han encargado escribir la crónica de esta excursión y voy a intentar salir airosa, aunque estoy segura de carecer de las cualidades literarias sobradamente acreditadas por otros cronistas.

Allá que voy a ver qué sale………

El objetivo de hoy es doble; por un lado subir desde Valsaín a La Camorca, de 1815 metros; y por otro, no menos importante, celebrar que nuestra compañera Celia, hoy precisamente, pasa a la década de los 50, de tan grato recuerdo ya para una numerosa parte de nosotros.

Lo de subir a La Camorca se ha planteado a sugerencia de Rosana, que a pesar de vivir prácticamente a los pies no había subido nunca. Pero no ha podido resistir la tentación y unos días antes ha hecho la ruta, así que ha sido nuestra guía y mentora, lo que le agradecemos todos los participantes, que por cierto, según las estadísticas oficiales hemos sido 29.

El día empieza afortunadamente mucho más fresquito de lo que nos tiene acostumbrados este tórrido verano, por debajo de los 20 grados, desde el aparcamiento del CENEAM a la entrada de La Pradera de Navalhorno.

Salimos bromeando porque en un intento de encierro el día anterior en las fiestas de Valsaín se había escapado un toro y andaba por allí; mucha broma, pero la verdad es que hasta el viernes 9 no han encontrado al “animalito” en cuestión, que afortunadamente nos dejó andar tranquilamente por aquellos parajes. Si hubiese aparecido, me gustaría haber visto quién salía al quite…..

Tomamos la dirección hacia el rio Eresma, que atravesamos a la altura de una curiosa conducción de agua soportada por unos altos pilares de sillares de granito de aspecto vetusto, un acueducto que se construyo para llevar el agua al palacio de Valsaín.

Después de un corto trecho con poca pendiente empieza una empinadísima subida que nos hace sudar la gota gorda (lo del fresquito inicial ha sido un espejismo, porque además no hace ni pizca de viento) a través de los famosos pinares de Valsaín que se van recortando contra un cielo azul intenso, aunque también empiezan a aparecer algunas nubes que mitigan a ratos el sol.

Así llegamos al cruce con el camino de Santiago entre Madrid y Segovia; al menos eso dicen los carteles indicadores del ancho camino en el que desembocamos justo a las 12 de la mañana, momento de un merecido y reparador “Ángelus” endulzado por unos bombones que reparte la “cumpleañera” (Celia, muchas gracias por este primer detalle). Según el perfil esto podría ser el “Cordel de Santillana”

A partir de aquí, tras otra hora aproximadamente de subida bastante más moderada alcanzamos el primer objetivo del día, el Cerro de La Camorca, que a pesar de su relativamente modesta altitud ofrece unas panorámicas espectaculares, por su posición central rodeado de todas las cumbres principales de la Sierra del Guadarrama:

Empezando por la izquierda y en primera línea el cordal del puerto de Malagosto, El Reventón, Los Claveles y Peñalara; en “segunda fila” La Cuerda Larga (La Najarra, Bailanderos, Las Cabezas de Hierro, Valdemartín y La Bola del Mundo); y continuando el giro de 360 grados Los Siete Picos (bueno, seis, que el séptimo está escondido), El Montón de Trigo y la Pinareja, cabecera de La Mujer Muerta. Perfectamente visibles, además, los Puertos de Cotos, Navacerrada y La Fuenfría.

Y hacia abajo, a los pies, la mancha verde del Valle del Eresma, cubierto de frondosos pinares y abierto hacia Valsaín, La Granja y Segovia. En el horizonte, la amarillenta llanura castellana.

Seguramente por esta increíble posición estratégica hay un pequeño observatorio medioambiental (incluso había una "vigilanta” en él cuando llegamos) cuya cubierta se ha aprovechado para instalar un privilegiado mirador. Y otro dato a tener en cuenta, también existe un pequeño refugio libre en unas condiciones de conservación y limpieza más que aceptables.

Hoy, desde luego, no es necesario, y aunque es un poco pronto decidimos comer aquí: todo un lujo.

Para que no se nos acumulasen los michelines después del refrigerio, ahora empieza otro fortísimo descenso hacia el cauce del Eresma, al que llegamos por encima de La Boca del Asno, a través del pinar salpicado con algún que otro acebo.

En el río algunos aprovecharon para un refrescante baño de pies, ya que todavía queda un largo y bonito recorrido siguiendo el curso del agua, que por cierto acusa la pertinaz sequía de este verano ya que contaba con un caudal un tanto mermado.

Pasamos por La Boca del Asno (a partir de este punto hubo división de opiniones, unos por la orilla derecha y otros por la izquierda), y Los Asientos, ambas zonas recreativas bastante menos concurridas que en los fines de semana, antes de llegar a la conducción de agua del comienzo de la ruta y cerrar el círculo tras casi 20 kilómetros de caminata (que no los 15 inicialmente anunciados).

Y todavía faltaba la guinda del pastel, y nunca mejor dicho, porque Celia nos obsequió con unas refrescantes bebidas y unas riquísimas viandas, entre las que hay que destacar especialmente la empanada cocinada por Marisa, la mujer de Nico. ¡Para chuparse los dedos! (literalmente). 

Sin que faltara la tarta con las velas (de número, claro está, que está prohibido “hacer fuego” y 50 velas ya podrían generar un alto riesgo de incendio). Y lo mejor de todo, la compañía de este nutrido grupo de senderomagos……..

Muchas gracias a todos, sobre todo a los organizadores en todas las facetas y ¡Felices 50, Celia!

A la excursión la puntúo con un 5, por pasar un día estupendo en todos los sentidos
Margarita Olmo


miércoles, 31 de agosto de 2022

Excursión 646: Del Puerto de Navacerrada al Puerto de Cotos

FICHA TÉCNICA
Inicio: Puerto de Navacerrada
Final: Puerto de Cotos
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia: 8,7 Km 
Desnivel [+]: 468 m 
Desnivel [--]: 473 m
Tipo: Solo ida
Dificultad: Baja
Pozas/Agua: No/Sí
Ciclable: No
Valoración: 
Participantes: 18

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta





























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta