miércoles, 22 de junio de 2016

Excursión 305: Cabeza Mediana y Cerro del Castillo

FICHA TÉCNICA
Inicio: Collado Mediano
Final: 
Collado Mediano
Tiempo: 4 a 5 horas
Distancia:  13,5 Km
Desnivel [+]: 565 m
Desnivel [--]: 565 m
Tipo: Circular
Dificultad: Baja
Pozas y agua: No
Ciclable: En parte
Valoración: 4
Participantes: 33

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta






















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK
Track de la ruta (archivo gpx) 

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC

Ver esta ruta en Wikiloc

RESUMEN
Tenía ganas de mostrar alguno de los encantos de mi pueblo a mis amigos del GMSMA, y con la ayuda de Antonio y la colaboración de Ana, lo hicimos posible en esta excursión.

Son muchos los paseos que he dado por las inmediaciones de Collado Mediano, recorriendo sus sendas, pistas y cerros, disfrutando de cada una de las estaciones del año, que hace cambiar el paisaje hasta no parecer nunca el mismo.

Contaba esta excursión con varios atractivos que hicieron que la respuesta a la convocatoria de Antonio fuese seguida por numerosos participantes, lo que me alegró, pues cuantos más conozcan los alicientes de mi pueblo, mejor, porque aunque todos lo han visto a lo lejos a la que se suben zumbando al puerto de Navacerrada desde Villalba, pocos lo han pateado y menos aún el Cerro del Castillo, la prominencia que queda a la izquierda de la carretera, sobre el embalse de Navacerrada, 

Partiendo de las afueras de Collado Mediano, un descampado sobre el arroyo de los Linos, nos dirigimos a la carretera de entrada al pueblo para continuar por varias calles de la urbanización cercana a ella, hasta alcanzar la transitada carretera M-601, que cruzamos, siguiendo de frente por la Vereda de las Cercas de Rehoyo, animados en conversaciones de recientes viajes y proyectos de vacaciones bajo la mirada de unas vacas apostadas en el camino.

Continuamos la subidita hasta alcanzar el Camino de las Canteras, que dejamos a nuestra izquierda, para remontar una senda que pasa por el Cañal y luego se empina considerablemente, haciendo varias zetas, que nos dejaron sin aliento poco antes de alcanzar la Torre del Telégrafo, espléndidamente reconstruida y que lleva aquí desde 1846

Ana nos hizo una visita guiada al interior de la torre, en la que tuvimos la oportunidad de conocer cómo funcionaba el telégrafo óptico, en animosos debates de los "ingenieros" del grupo. Además de disfrutar de las bonitas vistas que se tienen de toda la sierra desde su elevada atalaya.

Terminada la visita, proseguimos en dirección al vértice geodésico de Cabeza Mediana (1. 330 m) y muy cerca de él, Monte Redondo (1.269 m), iniciando desde su loma un descenso por una pista con piedra suelta que en dirección norte terminaba en las inmediaciones del restaurante Hippodromo. 

Cruzamos la carretera para remontar algunas calles de la urbanización Parque Collado, hasta alcanzar una senda que se internaba en el bosque por la Serranía de la Paloma, tapizada de chalés hasta media ladera y el resto de pinos resineros y jarales en flor, donde comenzamos a tener excelentes vistas de Navacerrada y su embalse en el que se refleja la Maliciosa.

Tras pasar junto a las antenas de una estación de móviles, remontamos una pronunciada pendiente plagada de jarales que parecían campos de algodón, accediendo a través de ellos a la cresta de la Sierra del Castillo, donde las panorámicas que desde allí teníamos hizo disparar una y otra vez las cámaras de los fotógrafos del grupo.

Continuamos por la cuerda, entre rocas y más jarales hasta alcanzar la cumbre del Cerro del Castillo (1.341 m) y con ello, su curioso mirador inclinado desde donde contemplamos las casas de Collado Mediano, incluida la mía, a vista de pájaro. 

Descendimos por una arenosa senda muy directa hacia el pueblo, que alcanzó al poco una amplia pista forestal que nos dejó cerca de la Cobañera, una pequeña cueva formada por unas considerables rocas, símbolo del pasado histórico de Collado Mediano. Terminamos la excursión descendiendo hasta entrar en las calles del pueblo, que recorrimos en dirección al aparcamiento donde habíamos dejado los coches y posterior barbacoa en casa de mis padres, con bañitos incluidos para sofocar el calor que habíamos pasado y el del fuego de las brasas.

Agradezco mucho la disposición, colaboración y compañía de todos los que contribuyeron a que este día fuese entrañable para mí y mi familia, gracias de corazón.

Y como me han dicho que tengo que calificar la excursión, le doy 4 sicarias de esas que tanto les gusta a los chicos, aunque ninguno haya tenido la suerte de conocerlas.
Pepa Santos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario