martes, 19 de junio de 2012

Excursión 099b: Refugio de Estós - Ibones de Batisielles

FICHA TÉCNICA
Inicio: Refugio de Estós
Final: Refugio de Estós
Tiempo: 7 a 8 horas
Distancia:  14 Km
Desnivel [+]: 942 m
Desnivel [--]: 904 m
Tipo: Ida y vuelta
Dificultad: Media
Pozas y agua:
Ciclable: No
Valoración: 5
Participantes: 8

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta
































PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH

RESUMEN
Esta segunda excursión por el Pirineo la podríamos titular la excursión de la obstinación, porque a pesar de tener que renunciar a subir al Perdiguero, como lo teníamos previsto, debido a la incesante lluvia, no nos resignamos a quedarnos todo el día en el refugio.

Así es que con obstinación e ilusión por conocer una de las zonas más bonitas de los Pirineos, si no la más, nos pusimos los impermeables y con el picnic que nos proporcionaron el refugio nos pusimos en marcha a primera hora de la mañana.

Tras cruzar el río Estós nos dirigimos a la Cabaña de Batisielles, cruzando tupidos pinares y floreadas praderas de la loma del valle de Montidiego, tras deleitarnos con la contemplación del Ibonet de Batisielles (1.830 m), a la vera de la cabaña, subimos por una pedrera al Ibón Gran de Batisielles (2.215 m), disfrutando en el trayecto de hermosas vistas del valle de Estós, los Montes Malditos, el Perdiguero y las Tucas de Ixeia y las Agujas de Perramó.

Desde aquí, subimos al punto más alto de nuestra ruta, el Ibón de la Aigüeta de Batiselles (2330 m), donde las vistas son espectaculares, continuando pedrera abajo hasta el para todos, el más bonito conjunto de Ibones, el Azul (2.042 m) y Verde (2.027 m) de Escarpinosa, donde los pinos casi se meten en sus aguas, y donde los arroyos de estos dos Ibones más el proveniente del Ibón de Perramó forma un parque acuático natural de ensordecedor estruendo, plagado de cascadas y saltos que hacen del conjunto un idílico y espectacular lugar, comparable a los paisajes de montaña canadienses.

Siguiendo el caudaloso arroyo que forman estos ibones, bajamos de nuevo a la Cabaña de Batisielles, donde nos resguardamos de la persistente lluvia que nos acompañó durante casi todo el trayecto. Tras comer y descansar contemplando desde la pequeña cabaña los bucólicos paisajes del entorno del Ibonet, regresamos por donde vinimos al Refugio de Estós, disfrutando de los numerosas chorreras y cascadas que la lluvia acumulada de todo el día había hecho aparecer, para deleite de nuestros sentidos.

Tras una anhelada ducha de agua caliente y una cena algo mejor que la anterior, nos fuimos pronto a la cama con la esperanza de que al día siguiente pudiésemos, por fin, cumplir nuestro sueño de subir al Perdiguero.
Por todo ello la Agencia Madi Senderismo otorga una valoración de 5 Sicarias a esta excursión.
Continuará…
Paco Nieto

FOTO REPORTAJE

No hay comentarios:

Publicar un comentario