miércoles, 13 de enero de 2016

Excursión 272: Peñalara por la Senda del Batallón Alpino

FICHA TÉCNICA
Inicio: Puerto de Cotos
Final: Puerto de Cotos
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  12,3 Km
Desnivel [+]: 702 m
Desnivel [--]: 701 m
Tipo: Circular
Dificultad: Alta
Pozas y agua: No

Ciclable: No
Valoración: 4,5
Participantes: 35

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta

















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta











TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
RESUMEN
Si, ya estamos en el nuevo año; por si no os habéis enterado todavía alguno “FELIZ AÑO 2016”. Todavía algunos se acuerdan de los polvorones, turrones y demás bebidas espirituosas.

Estábamos todos un poco ansiosos esperando a que el correo de Antonio nos informara de la primera excursión del año y el domingo día 10, a las 18,44 h. la recibimos.

Yo cuando vi la palabra Peñalara, me dije buen comienzo y me acordé de los polvorones (no de los míos, porque ni los probé).

La cita en el aparcamiento de Cotos en un día soleado y con nieve.  A algunos los vi igual que hace un año, a otros con un 10 % más de masa corporal y a otras guapas, guapísimas. No se les notaba que había pasado un año.

José María nos trajo un regalito que fue el álbum del GMSMA 2015. Con todo lujo de detalles y que desde aquí aprovecho para darte las gracias por tu dedicación y el trabajo realizado en su confección.

Empezamos la marcha muy dispersos y en grupos por la senda del Batallón Alpino, llamada así porque fue utilizada por los republicanos en la guerra, concretamente por los miembros del Batallón Alpino. Estos soldados eran  alpinistas y montañeros que conocían la zona, elegidos y convertidos en soldados a la fuerza y que utilizaban ésta senda para abastecer a los soldados que estaban en primera fila arriba en las trincheras de Peña Citores.

La senda transcurre, al principio bastante empinada  entre pinos silvestres y con nieve. No había pérdida, es una senda bien marcada con punto amarillo en el tronco de los pinos.

A medida que ascendemos los pinos van desapareciendo al mismo tiempo que las vistas de la sierra van mejorando. A destacar las increíbles formas que la nieve, el frío y el viento habían esculpido en las ramas, tallos, rocas y postes.

Las vistas panorámicas que se vislumbran de la Bola, Cuerda Larga, Montón de Trigo y la mujer Muerta, entre otras eran impresionantes.

Seguimos subiendo, pero la pendiente se suaviza al tiempo que los pinos van desapareciendo y afloran los piornales. Llegamos al Collado de Peña Citores, dónde  algunos ya han llegado y otros nos dejan, como José Luis Hergueta y otros andan con nosotros por primera vez, como Alfonso A. y Carlos A.

En éste collado esperamos al resto del grupo  y siguiendo instrucciones de Antonio tiramos hacia Peña Citores. En concreto hacia las trincheras por un “camino” muy incómodo que iban haciendo los primeros de la fila entre la nieve y los piornales y si no, que se lo pregunten a Mecha.

Llegamos a las trincheras sin haber podido ver la placa dedicada al  Capitán Leatherdale que Antonio había comentado en la convocatoria.

A espaldas de las trincheras, con Segovia y La Granja  mirándonos y protegidos del viento gélido, dimos cuenta del refrigerio.

Después de repostar iniciamos la ascensión a Peñalara, por Dos Hermanas y el PR-32, con un poquito de incertidumbre ya que no se veía su cima por la niebla, con un frío y viento intenso.

Pero bueno al final llegamos en grupos de a uno, de dos, de cuatro, de ocho, etc. pero como se dice sanos y salvos. Ni que decir que las vistas eran nulas.

Después de las fotos de rigor en el punto geodésico, buscamos resguardo del viento en la ladera este, lo que algunos aprovecharon para comer el bocadillo. Después y a instancia de Antonio se procedió a la condecoración con estrella roja al General Pérez de Las Barreras y la izada de la bandera oficial del GMSMA, acto seguido, y fotografiado por los allí existentes.

Terminados los festejos y sin más dilaciones emprendimos el camino de regreso por el PR-32 y el Collado de Dos Hermanas, la Mayor y la Menor. Allí nos encontramos con una manada de pingüinos reales, que a diferencia de los que están en la Antártida que van turnándose en los grupos de afuera a dentro, estos decían que nanai de la China. No eran de la misma Antártida, eran una subespecie.

Seguimos hasta alcanzar el inicio de las Zetas, según descendíamos la niebla y el viento iban desapareciendo, con lo que las bonitas vistas volvían a nuestros ojos. Algunos se pararon en el Mirador de la Gitana a disfrutar de las vistas, otros siguieron hacia Cotos, no sin antes mojarnos un poquito con la lluvia producida por el deshielo de la nieve de las ramas de los pinos que cubrían el camino.

Y llegamos a Venta Marcelino, algunos no tardaron ni un minuto en tomar el famoso caldito calentito. Otros la habitual cerveza y yo el bocadillo que no me había comido en la cima.

Aprovechamos para hacernos la foto de grupo, no sin antes hacerle los honores al General Pérez de las Barreras a su paso con las armas, digo bastones reglamentarios al cielo.

Sólo queda agradecer a Ángel los regalos de Aloe Vera que hizo a todo el que se le cruzaba. Y no me puedo olvidar de Juan que tuvo a bien recordarnos el día anterior lo que debíamos echar en la “maleta” para  el viaje que se nos presentaba, Gracias Juan.

En cuanto a la calificación: 4,5 Sicarias.

Por cierto, les doy 10 sicarias a los fotógrafos  por las estupendas fotos que han realizado en ésta excursión. Han sabido aprovechar los bonitos escenarios que todos disfrutamos en un día con muchos contrastes.
J.Manuel Crespo

2 comentarios:

  1. Encantado de haber realizado esta primera ruta con vosotros y agradecido de que me hayáis invitado.
    Alfonso Alejandre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tu compañía y buen humor.

      Eliminar