sábado, 1 de agosto de 2015

Excursión 248: Nocturna a Cabeza Líjar con luna llena

FICHA TÉCNICA 
Inicio: Alto del León
Final: Alto del León
Tiempo: 4 a 5 horas
Distancia: 10 Km
Desnivel [+]: 366 m
Desnivel [--]: 347 m
Tipo: Circular
Dificultad: Baja
Pozas y agua: No

Ciclable: En parte
Valoración: 5
Participantes: 55

MAPAS 
* Mapas de localización y 3D de la ruta





















PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta













TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc


RESUMEN
No quisieron los astros que pudiésemos ir a Cabeza Líjar con luna llena, porque el viernes tarde se llenó la sierra de Guadarrama de nubes, que descargaron bastante agua en el lado segoviano.

Pero como estábamos empeñado en disfrutar de una excursión nocturna, la hicimos al día siguiente, sábado, con mejor tiempo y luna casi, casi llena. Quedamos para ello en el puerto del Alto del León, donde fuimos llegando senderomagos habituales y amigos invitados, hasta superar el medio centenar.
Tras los saludos y presentaciones de rigor, José María aprovechó para sacar fotos de los participantes por grupos, antes de que la noche nos hiciera irreconocibles.

Iniciamos la marcha ascendiendo por la antigua carretera del puerto a Peguerinos, pasando junto a las antenas de uso militar que coronan el puerto, y antes de abandonar la pista para seguir por la senda del GR-10, hicimos un alto para sacar la foto de grupo.

El ascenso al Cerro Piñonero lo hicimos a buen ritmo, con paradas puntuales para ver el majestuoso paisaje que la altura iba perfilando: la Peña del Oso, la Pinajera, el Montón de Trigo, Siete Picos, la bola del Mundo, La Maliciosa y la Pedriza comandada por el Yelmo, todo un espectáculo. Al otro lado, la llanura castellana y hasta cuatro embalses: Navacerrada, Santillana, La Jarosa y Valmayor, otro espectáculo.

La gran cantidad de fotos que todos queríamos hacer retrasó un poco la marcha, que continuó bajando al Collado de la Gasca, donde cruzamos al lado segoviano para ascender presurosos a Cabeza de Líjar a tiempo de ver la puesta de sol.

El espectáculo fue extraordinario, el sol cada vez más rojizo fue desapareciendo del horizonte agonizando en un cielo ensangrentado y rasgado por amarillentos destellos de oro. Tan sólo el mereció aplauso que dimos al finalizar tan bella exhibición nos sacó de nuestro embelesado estado.
Por aquello de que era sólo casi llena, tuvimos que esperar unos 40 minutos a que saliera la luna, lo que aprovechamos para dar cuenta de los bocadillos y otras viadas que devoramos con placer, viendo cómo tanto por ola parte segoviana, como la madrileña proliferaban las luces, que destellaban siguiendo la forma de las autopistas, pueblos y urbanizaciones.

La salida de la luna nos ofreció otro espectáculo que no desdijo al de la puesta de sol, la rojiza esfera fue creciendo en altura y tamaño conforme ascendía en busca de las estrellas. Esperamos a las once de la noche, para que su luminosidad creciente facilitara el descenso al Collado de la Mina, al que descendimos en una espectacular procesión de luces que zigzagueaba de acuerdo a las curvas del sendero.

En el collado apagamos las linternas y frontales, continuando por la antigua carretera de Peguerinos sin más luz que la proporcionada por la ya blanca luna, que entre los pinares se colaba radiante, facilitando nuestra andadura.

En agradable paseo recorrimos la amplia pista, pasando por el antiguo camino del Vía Crucis, que nos llevó, tras un par de revueltas, de nuevo al Alto del León, dando así por terminada esta memorable noche.

Por todo lo vivido, visto y disfrutado, se concede la máxima nota, 5 sicarias, a esta emotiva excursión.
Paco Nieto


No hay comentarios:

Publicar un comentario